Salvia (Salvia Officinalis)

Salvia Officinalis, planta de múltiples propiedades curativas.

 

Etimológicamente, la palabra Salvia proviene de la palabra latina “salvare”, significa “curar”, por tener múltiples propiedades curativas.

Para tomar esta planta en infusión, se cogen 15 gramos de la planta y se ponen en 1 litro de agua hirviendo durante 3 minutos y luego se deja reposar durante 15 minutos. Por último, puedes edulcorarla con miel o mezclar con otras hierbas (por ejemplo, stevia).

Si frotas los dientes con las hojas frescas de Salvia puedes blanquearlos y refresca y fortificar las encías, dando un buen olor a la boca.

Además, la Salvia tiene propiedades estimulantes, activando la circulación de la sangre y equilibrando el sistema nervioso, siendo un remedio efectivo para personas con anemias, astenia, personas convalecientes o con agotamiento nervioso.

La Salvia tonifica el aparato digestivo, siendo útil en caso de diarreas, vómitoshemorragias, menstruaciones irregulares, etc.

Por si fuera poco, esta planta tiene, entre sus principios activos, sustancias estrógenos la hace una planta especialmente indicada para los trastornos hormonales femeninos: irregularidades menstruales, infertilidad, menopausia…

La Salvia es una clara alternativa a tratamientos de sustitución hormonal a base de estrógenos sintéticos. La Salvia alivia síntomas de la menopausia como sofocos, náuseas, vértigos, golpes de calor, sudoraciones nocturnas, dolores de cabeza, etc.

La Salvia paraliza las terminaciones nerviosas de las glándulas sudoríparas, por lo que está indicada en problemas de sudoración excesiva, disminuyendo el olor a sudor, así como la pérdida de sales minerales y agua, evitando desidratación. También regula las secreciones salivares y lácteas.

La Salvia tiene propiedades antiinflamatorias, por lo que, si sufres un traumatismo o lesión, nos ayuda a mejorar la cicatrización aplicando una compresa empapada de una solución de agua con Salvia. Así mismo, alivia dolores musculares tras el ejercicio, actuando como relajante muscular.

Tiene acción diurética, por lo que es recomendada para el tratamiento de la retención urinaria y la cistitis.

Eso sí, está contraindicada durante los primeros meses del embarazo, debiendo evitar su consumo las mujeres que están amamantando ya que bloquea la producción de leche.

Recuerde que los complementos alimenticios no deben utilizarse como sustitutivos de una dieta equilibrada y un modo de vida sano. No superar la dosis diaria recomendada. Mantener fuera del alcance de los niños. Conservar en lugar seco fresco y seco, y recuerde que es conveniente consultar a su médico antes de tomar cualquier suplemento natural.

Síguenos en Facebook.

 

Deja un comentario