Cardo Mariano Protector del Hígado

Herbolario Rama te habla del Cardo Mariano Protector del Hígado

El Cardo Mariano (Silybum marianum), Cardo de María o Cardo Borriquero, es una planta silvestre que crece con frecuencia en países europeos. El Cardo Mariano, presenta una cabeza floral muy llamativa. Esta cabeza es recogida durante su floración y es de ahí de donde se recolectan las semillas, muy apreciadas por su riqueza en silimarina.

Posee aceite esencial, flavonoides, silimarina, histamina, mucílagos, principios amargos y tiramina, entre otros componentes. Tiene propiedades hepatoprotectora, antihemorrágico, hemostática (capaz de detener la hemorragia), antiinflamatoria, antioxidante, digestiva, colagoga (favorecen la expulsión de la bilis), antipirética (hace disminuir la fiebre), venotónica, antidepresivo, antitumoral, cardioprotectora.

Principalmente, el Cardo Mariano se usa para apoyar la salud del hígado, contribuir a su protección y a la detoxificación del mismo.

La sangre hepática contiene gran cantidad de sustancias tóxicas y nocivas (bacterias, alérgenos, toxinas…). El Hígado tiene como misión importantísima el filtra dichas sustancias, debiendo ser depuradas rápidamente pues, en caso contrario, podría verse dañado el hígado.

Por eso, es un gran auxiliar para el hígado, lo depura y protege incluso de sustancias como alcohol, drogas, quimioterapia, sustancias dañinas y hongos venenosos. 

Además, promueve el incremento de la sustancia denominada “glutatión”, que desintoxica a las células vivas en el hígado, estómago e intestinos; también protege las membranas exteriores de las células vivas, fortaleciéndolas para que las sustancias tóxicas no ingresen en ellas.

Inhibe el estancamiento de la bilis. La bilis ayuda a expulsar las toxinas a través de las heces. Cuando los conductos biliares se obstruyen se puede ocasionar ictericia (la piel se pigmenta de un color naranja debido a la presencia anormal de bilis).

El Cardo Mariano ayuda a recuperar al hígado de los daños causados por el exceso de alcohol, ayuda a combatir el daño y deterioro hepático que causa la cirrosis, eliminando el tejido hepático débil ocasionado por el exceso de alcohol y otras toxinas, ayudando a estimular el crecimiento de células hepáticas nuevas, regenerando el tejido dañado y fortaleciendo el hígado débil (un hígado débil provoca que las sustancias tóxicas se acumulen, que el sistema inmune se debilite y haya una mayor predisposición a enfermarse).

Usándolo adecuadamente, el Cardo Mariano no produce efectos secundarios, debiéndose tener cuidado mientras se toman otros medicamentos, como por ejemplo aquellos utilizados para subir la tensión (el Cardo Mariano tiene efecto hipertensor).

También, en ciertas personas, puede tener efecto laxante o causar flatulencias.

No tomar en caso de embarazo o lactancia.

Recuerde que los complementos alimenticios no deben utilizarse como sustitutivos de una dieta equilibrada y un modo de vida sano. No superar la dosis diaria recomendada. Mantener fuera del alcance de los niños. Conservar en lugar seco fresco y seco, y recuerde que es conveniente consultar a su médico antes de tomar cualquier suplemento natural.

Síguenos en Facebook.

Deja un comentario