Colágeno Hidrolizado

Colágeno Hidrolizado

El Colágeno Hidrolizado se obtiene de la gelatinización y posterior hidrólisis enzimática de colágeno nativo procedente de tejidos animales ricos en esta proteína. Pues bien, existe abundante evidencia científica sobre el efecto positivo y beneficioso de la ingesta habitual de colágeno hidrolizado: estimula y facilita la síntesis de colágeno tisular, ayudando a potenciar la regeneración de los tejidos colaginosos, previniendo y tratando las enfermedades degenerativas que afectan a los mismos (artrosis y osteoporosis) y también el deterioro dérmico (beneficioso sobre patologías osteoarticulares degenerativas y el envejecimiento dérmico).

Nutr Hosp 2015;32[Supl. 1]:62-66) DOI:10.3305/nh.2015.32.sup1.9482, indica que su ingesta continuada ayuda a reducir el dolor articular de desgaste, a ralentizar la pérdida de masa ósea y a atenuar los signos de envejecimiento dérmico, siendo un suplemento adecuado para tomar a largo plazo, indicado para prevenir y tratar enfermedades crónicas degenerativas (artrosis y osteoporosis), así como para prevenir y atenuar el envejecimiento dérmico.  Este suplemento es eficaz para reducir el dolor articular, la funcionalidad articular y la calidad de vida, pudiendo ser utilizado en el tratamiento a largo plazo de enfermedades articulares degenerativas (artrosis). 

Colágeno Hidrolizado Herbolario Rama

Los estudios avalan que el tratamiento de deportistas con Colágeno Hidrolizado reduce el riesgo de deterioro de las articulaciones y mejora el desempeño físico.

Respecto a los efectos beneficiosos de este complemento sobre la piel, mejora la hidratación y elasticidad, reduciendo arrugas. Contribuye a mejorar la funcionalidad tanto de la dermis como de la epidermis, por lo que es un agente útil para combatir el envejecimiento dérmico.

Y esto es así porque queda verificado que, una vez ingerimos Colágeno Hidrolizado, la digestión lo descompone en aminoácidos y oligopéptidos que y, através de la barrera intestinal, son absorbidos (el 82% a las 6 horas de su ingesta), distribuyéndose a través del torrente sanguíneo y finalmente se  acumulan en los tejidos colaginosos en donde se desarrolla su bioactividad.

Una persona joven, con una dieta equilibrada, que no someta sus tejidos a un desgaste excesivo ni padezca una enfermedad que afecte al tejido colaginoso, no necesita tomar un suplemento de colágeno asimilable.

A partir de los 25-30 años, las células humanas empiezan a ver reducida gradualmente su capacidad de sintetizar colágeno, de manera que anualmente perdemos un 1,5% de colágeno tisular, y, a partir de los 45-50 años, ya padecemos los efectos de la pérdida de colágeno tisular (molestias y dolor articular o artrosis, pérdida de masa ósea u osteoporosis, arrugas y envejecimiento dérmico, entre muchos otros.

Respecto a los deportistas o personas que practican ejercicio físico regularmente, también puede producirse esta pérdida en los tejidos articulares y músculo-tendinosos al estar sometidos estos tejidos a un desgaste excesivo y prematuro.