Vejez. Necesidades Nutricionales

Vejez. Necesidades Nutricionales

Las Necesidades Nutricionales de la Vejez, vienen determinadas por los cambios fisiológicos que se producen en esta etapa de la vida.

Hemos de tener en cuenta que la vejez es una etapa de involución, marcada por determinadas características fisliológicas que van a marcar el cambio en las necesidades nutricionales de la vejez. Cambios fisiológicos como:

  • Disminución del metabolismo basal.
  • Menor actividad física.
  • Aumento del tejido adiposo (18-35% en el varón y 33-45% en la mujer) y correlativa disminución de la masa muscular.
  • Alteración de la capacidad sensorial: disminución de olfato y gusto.
  • Disminución de la dentición.
  • Cambios en el sistema digestivo: menor secreción salival, menor secreción gástrica y pancreática, situaciones de estreñimiento, alteración de los procesos motores y afectación en la capacidad de la absorción de nutrientes a nivel intestinal.
  • Cambios renales: menor eliminación de productos catabólicos de deshecho. También puede alterarse el equilibrio electrolítico.
  • Disminución de la secreción de Insulina.
  • La capacidad respiratoria disminuye.
  • Se produce deterioro de la capacidad osteoarticular y puede aparecer Osteoporosis, reduciéndose la capacidad ambulatoria.
  • Posible afectación cerebral (deterioros cognitivos).
  • Desequilibrio metabólico pues predomina el catabolismo frente al anabolismo (etapa de involución).
  • Depresión del sistema inmunológico y posible aumento de las infecciones.

Como comentamos, todos estos cambios fisiológicos en la Vejez, determinan un cambio en las necesidades Nutricionales de esta etapa.

En términos generales, se necesita un menor nivel de ENERGÍA que en la etapa de adulto o joven, por lo que la ingesta diaria de kcal ha de disminuir. En efecto, puesto que el Metabolismo Basal baja y la actividad física disminuye, la cantidad de nutrientes que han de aportarse en la Vejez también han de disminuir:

  1. El aporte de HIDRATOS de CARBONO debería representar entre un 50 y un 55% del total de los nutrientes que aportamos. Además, al disminuir la secreción de insulina, en esta etapa suele parecer diabetes senil, por lo que es muy importante disminuir la ingesta de los azúcares simples. Se aconseja consumir alimentos ricos en fibra soluble (avena, legumbres, cebada, manzana, frutas cítricas, manzana, zanahorias…), controlar el estreñimiento y, puesto que existe menor secreción de lactasa (enzima producida en el intestino delgado que degrada la lactosa), ha de vigilarse una posible intolerancia a la lactosa.
  2. En cuanto a la recomendación de aporte de PROTEÍNAS, será de unos 0.8 gramos de proteínas por Kg de peso (un 12 o 15% del total de los nutrientes que aportamos). En esta etapa podrían existir pérdidas proteicas por procesos crónicos, enfermedades debilitantes, infecciones, neoplasias o, simplemente por que exista un deficiente aporte protéico.
  3. El aporte de LÍPIDOS ha de comprender desde un 30% hasta un 35% del total de los nutrientes que aportamos, fomentándose dar preferencia al consumo de aceite de oliva virgen.
  4. Evitar deficiencias en el aporte de VITAMINAS, bastando, por regla general, realizar una alimentación equilibrada. Es una etapa de posible existencia de osteoporosis por déficit de Vitamina D. En personas fumadoras, estar atentos al aporte de la Vitamina C. También se vigilará el aporte de Vitaminas B6 y Ácido fólico (necesarias para la síntesis proteica).
  5. MINERALES. Vigilar el aporte de Calcio (ingesta recomendada de unos 800 mg al día). Por lo que al Hierro se refiere, no tiene por qué existir deficiencia, salvo que existan hemorragias no manifiestas o procesos tumorales.
Nutrientes Vejez

Nutrientes Vejez

En resumen, los cambios fisiológicos que se producen en la vejez recomiendan estar atentos a las ingestas que realizamos, vigilando que cubrimos las necesidades nutricionales y reduciendo las necesidades energéticas o kcal diarias.

Síganos en Facebook y, recuerde que se trata de meros consejos a efectos informativos sobre cuestiones nutricionales.