Archivo por días: 23 julio, 2016

Trigo en grano

Trigo en grano

El Trigo solemos consumirlo en forma de harina (en el pan, la pasta, rebozados, pasteles, etc). Sin embargo, también podemos consumir el Trigo cocido, como el arroz. El Trigo en grano tiene el aspecto del arroz, sin embargo, su sabor es el de como si comiéramos pasta.

Si consumimos el Trigo en grano entero (sin moler ni refinar), consumimos la semilla, que contiene el germen, el endosperma y el salvado del trigo, con todas sus beneficiosas propiedades.

Si consumimos Trigo en grano integral, estaremos incorporando a nuestro organismo una gran cantidad de vitaminas del grupo B (B1,B2,B3 y B6), esenciales para la salud de nuestro sistema nervioso central, para las funciones intelectuales y para metabolizar los nutrientes.

El Trigo en grano aporta al organismo hidratos de carbono, que dan energía al organismo, y que, al digerirse lentamente, aseguran una liberación lenta y constante de glucosa a la sangre, evitando los temidos picos de glucemia.

También contiene Selenio (oligoelemento), siendo un alimento antioxidante que nos protege de los efectos negativos de los radicales libres.

Contiene, además, magnesio, manganeso y cobre. Su contenido en sodio es muy bajo por lo que puede incluirse en dietas de personas hipertensas o con patologías renales.

Al ser un Cereal Integral, aporta una importante cantidad de fibra.

El Trigo en grano es recomendado para los deportistas puesto que les aporta grandes cantidades de energía de forma económica y eficaz.

Cocinado:

Conviene poner en remojo los granos unas 10 o 12 horas antes de cocinarlos. Escurrir e introducir en una olla con el agua y un chorrito de aceite (tres medidas de agua por una de Trigo). Se tapa la olla y se pone el recipiente a fuego fuerte hasta que rompa a hervir. Una vez rompe a hervir, se baja el fuego y se deja cocer hasta que se haya absorbido el agua.

Cuanto más se cuece el Trigo en grano, más tierno queda, y que puede usarse para elaborar platos con verduras, sopas, guisos, paellas…, pudiéndose combinar  con nueces o piñones, setas y con cualquier hortaliza y verduras (tomate, cebolla, zanahoria y pimiento).