Archivo de la etiqueta: Soja

Salsa de Soja: Shoyu y Tamari

Shoyu y Tamari

El Shoyu y el Tamari NO es el mismo producto.

El Shoyu contiene trigo; es una salsa hecha a base de soja, agua, sal y trigo, y, por tanto, contiene Gluten, no pudiendo ser tomado por personas intolerantes a los alimentos que contienen gluten.

El Tamari es una salsa de soja hecha a base de: soja, agua y sal (nada más).

Es importante que utilices la Salsa de Soja (Shoyu o Tamari) que contenga ingredientes  de cultivo ecológico y que la soja no sea transgénica.

La Soja o Soya ha sido utilizada en su alimentación por los orientales desde hace milenios como aporte de proteínas. Los orientales, no consumen la Soja directamente sino que la transforman en Miso, Tempeh, Tofu, Tamari, Salsa de soja o Shoyu. Buscando fermentar o transformar la Soja ya que, tras siglos de consumo, experimentan que de esta forma eran mucho más asimilables los nutrientes de la Soja y su digestibilidad era mucho mayor.

Tanto el Shoyu como el Tamari son Salsa de Soja usadas como aderezos y elaborados a partir del líquido resultante de la fermentación de sus ingredientes durante muchos meses (18 o 24 meses), por lo que, como la mayoría de los alimentos fermentados, favorece la absorción de nutrientes y una buena digestión. Sigue leyendo

Soja

Soja

Como comentamos en la entrada sobre la Lecitina de Soja, la Soja es originaria de China y se introdujo en Europa a comienzos del siglo XVIII, siendo uno de los mejores complementos alimentarios que existen, pudiéndose considerar casi un alimento completo.

Es un alimento recomendado para personas con una dieta pobre en proteínas o que necesitan un aporte extra, como deportistas, jóvenes en edad de crecimiento, personas con trabajos muy físicos, etc.

Lo ideal es ir variando de aporte de Soja, consumién Soja germinada, Tofu, Tempeh, yogur o bebida de Soja…

En efecto, esta legumbre puede ser consumida de diversas maneras, os proponemos las siguientes:

TEXTURIZADA: ingrediente habitual en la alimentación vegetariana y vegana, siendo sustitutiva de la proteína animal. La Soja Texturizada imita a la carne debido a su consistencia, teniendo un gran poder alimentario por su contenido en proteína vegetal.

Algo muy importante es que la consumáis de origen ecológico (biológica u orgánica, cultivados libres de químicos). De esta forma estamos cuidando nuestra salud y el medioambiente.

Presenta mucho volumen y poco peso, similar a los mueslis del desayuno.

Lo más importante es hidratarla para poder cocinarla después. Para ello deberás sumergirla en agua tibia entre 8 y 12 minutos. A continuación pasarla por un colador y dejarla escurrir. Posteriormente se le pone sal y pimienta en la pasta ya hidratada.

También puedes consumirla tal cual o con yogur o leche. Su sabor es suave y su textura crujiente, si bien, lo habitual, es hidratarla y dorarla o mezclarla con salsa o en guisos.

Una vez tienes hecha la base, sólo queda darle forma: albóndigas, hamburguesas, filete rusos, como relleno de canelones o lasañas, etc.

La de textura fina resulta ideal para utilizar en sustitución de la carne picada para la elaboración de albóndigas, hamburguesas, boloñesas, para rellenar canelones o lasañas, etc; puesto que la soja texturizada fina no apelmaza (los trocitos no se pegan entre sí), para poder hacer hamburguesas o albóndigas debemos mezclarlo, por ejemplo, con harina o con pan remojado en leche de soja, ajo, perejil, sal y pan rallado.

La de textura gruesa es más adecuada para emplear en guisos o estofados, pues es más grande  que la fina y de aspecto esponjoso y fibroso. Al hidratarla aumenta su tamaño y se vuelven mucho más tiernos. Absorben muy bien los líquidos de caldos y guisos y desarrollan un gran sabor y aroma al hacerlos a la plancha o fritos.

Sigue leyendo