Soja

Soja

Como comentamos en la entrada sobre la Lecitina de Soja, la Soja es originaria de China y se introdujo en Europa a comienzos del siglo XVIII, siendo uno de los mejores complementos alimentarios que existen, pudiéndose considerar casi un alimento completo.

La Soja es un alimento recomendado para personas con una dieta pobre en proteínas o que necesitan un aporte extra, como deportistas, jóvenes en edad de crecimiento, personas con trabajos muy físicos, etc.

Lo ideal es ir variando de aporte de Soja, consumién Soja germinada, Tofu, Tempeh, yogur o bebida de Soja…

En efecto, esta legumbre puede ser consumida de diversas maneras, os proponemos las siguientes:

SOJA TEXTURIZADA: ingrediente habitual en la alimentación vegetariana y vegana, siendo sustitutiva de la proteína animal. La Soja Texturizada imita a la carne debido a su consistencia, teniendo un gran poder alimentario por su contenido en proteína vegetal.

Algo muy importante es que la consumáis de origen ecológico (biológica u orgánica, cultivados libres de químicos). De esta forma estamos cuidando nuestra salud y el medioambiente.

Soja

La Soja Texturizada presenta mucho volumen y poco peso, similar a los mueslis del desayuno.

Lo más importante es hidratarla para poder cocinarla después. Para ello deberás sumergirla en agua tibia entre 8 y 12 minutos. A continuación pasarla por un colador y dejarla escurrir. Posteriormente se le pone sal y pimienta en la pasta ya hidratada.

También puedes consumir la Soja Texturizada tal cual o con yogur o leche. Su sabor es suave y su textura crujiente, si bien, lo habitual, es hidratarla y dorarla o mezclarla con salsa o en guisos.

Una vez tienes hecha la base, sólo queda darle forma: albóndigas, hamburguesas, filete rusos, como relleno de canelones o lasañas, etc.

La Soja Texturizada fina resulta ideal para utilizar en sustitución de la carne picada para la elaboración de albóndigas, hamburguesas, boloñesas, para rellenar canelones o lasañas, etc; puesto que la soja texturizada fina no apelmaza (los trocitos no se pegan entre sí), para poder hacer hamburguesas o albóndigas debemos mezclarlo, por ejemplo, con harina o con pan remojado en leche de soja, ajo, perejil, sal y pan rallado.

La Soja Texturizada gruesa es más adecuada para emplear en guisos o estofados, pues es más grande  que la fina y de aspecto esponjoso y fibroso. Al hidratarla aumenta su tamaño y se vuelven mucho más tiernos. Absorben muy bien los líquidos de caldos y guisos y desarrollan un gran sabor y aroma al hacerlos a la plancha o fritos.

La Soja Texturizada no se deshace ni se rompe fácilmente como el tofu. Es fácil de conservar y tarda mucho tiempo en ponerse mala, guárdalo en la propia bolsa, bien cerrado, o en un bote que cierre bien, en un lugar fresco y seco alejado de la luz solar.
Se puede hervir en lugar de remojar, acelerará mucho más el proceso y nos dejará una soja texturizada pre-cocida con una mejor textura, sobre todo en caso de Sojas Texturizadas gruesas. Al cocerla mejoramos su textura, más jugosa y fibrosa que esponjosa, pues añadimos al agua calor, que cocinará un poco la soja y quedará más carnosa por dentro. Se necesita algo mas del doble de agua que de Soja Texturizada, y un poco más si se va a hervir.

Una vez elaborada, puedes guardarla en un tupper bien cerrado en la nevera hasta 3 días. Escurre el exceso de agua, no la estrujes porque expulsará demasiada agua y al cocinarla se nos quedará seca y vacía por dentro.

Al agua de la hidratación o de la cocción, podemos añadirle salsa de soja, caldo de verduras ligeros y especias, de esta forma, le daremos buen sabor.

Una vez hidratada podemos cocinarla de muchas maneras. Sacarla del agua y hacerla a la plancha, utilizando salsa de soja y especias como  tomillo, ajo en polvo y una pizca de sal (si no vas a usar salsa de soja). Dóralo por ambos lados. Es preferible dorarla a fuego medio-alto durante unos pocos minutos que mucho tiempo a fuego lento. Utiliza poco aceite.

Es importante que nos quede jugoso y carnoso, por lo que no hay que escurrir el exceso del agua (ya lo dijimos antes). Tampoco aplaste mucho la soja texturizada mientras se va haciendo, provocarás que se salga gran cantidad del agua que retenía.

RECETA:

Hamburguesas de Soja Texturizada:

Mezclar 6 cucharadas de Soja Texturizada con 6 cucharadas de harina de trigo, 2 cucharadas de salsa de soja y una pizca de perejil, albahaca, hierbabuena, romero, cilantro, tomillo, pimienta negra molida, pimentón, ajo y cebolla en polvo. Ir añadiendo poco a poco agua caliente, removiendo constantemente, hasta lograr una masa consistente aunque ligeramente pegajosa. Si las haces a mano para freír en el momento, añade un poco de harina una vez hecha la masa y forma las hamburguesas mojándote las manos con aceite para que no se te peguen.

Poner directamente en la sartén a fuego medio con 3 cucharadas de aceite. Dorar 3-4 minutos por cada lado y ponerle salsa casera (2 cucharadas de salsa de soja, 1 cucharada de ketchup, 1 cucharadita de ajo en polvo y 1/2 cucharadita de melaza).

SOJA VERDE.

Se cocina similar a la Texturizada pero debemos tenerla en agua unas horas, cambiar el agua y cocer durante 45 minutos (prueba a cocerlas con Alga Kombu)

También puede utilizarse para germinar.

SOJA BLANCA. Es una de las sojas más ricas y buenas para cocinar.

Preparación: Se pone en remojo el día anterior.

Pelar y picar todas las verduras y hacer un sofrito con aceite de oliva. Cuando esté todo dorado, retira del fuego y añade una cucharadita de pimentón dulce. Remueve con una cuchara de madera y añade la Soja escurrida. Añade agua, hasta cubrir, y cocina a fuego lento hasta que la soja esté tierna. Mejor usar una olla a presión para ahorrar tiempo.

Si en medio de la cocción, necesitas añadir agua al guiso, que sea agua tibia o caliente, para que el grano no se endurezca.

Síguenos en Facebook.