Melisa

La Melisa (Mellisa Officinalis), toronjil, citronela u hoja de limón.

La Melisa es una planta originaria de la cuenca del Mediterráneo. Tiene un fuerte aroma a limón. ¿Sabíais que debe su nombre a la abeja de la miel, melissa en griego, por tener la propiedad de atraer a las abejas?. En efecto, una abeja no abandonará un lugar donde esté la Melisa o Citronela.

Entre las propiedades de la Melisa, equilibra el sistema nervioso, ayuda ante situaciones de estrés, ansiedad, angustia, melancolía, insomnio.…utilizándose como tranquilizante o calmante natural, así como para la reanimación de desmayados.

Ha sido muy conocida por los estudiantes puesto que aleja la pesadez de la mente, aguza el entendimiento y aumentar la memoria.

Para la tensión nerviosa, sería buena idea añadir 2 puñados de hojas secas de Melisa en un litro de agua. Dejar reposar unos 15 minutos y verter el contenido de la botella en el agua del baño después de filtrado. Tomar estos baños unas 3 veces por semana.

La Melisa soluciona también problemas digestivos de origen nervioso. Su ingesta, genera un aumento de la producción de jugos gastrointestinales, favoreciendo la digestión y la eliminación de los gases acumulados en el tubo digestivo.

Os sonará la famosa Agua del Carmen. Es un vino con propiedades antiespasmódicas, estimulantes, estomacales y muy digestivas, que introdujeron los Carmelitas en el siglo XVII y que, entre sus ingredientes, lleva Melisa.

La Melisa es utilizada en casos de palpitaciones de origen nervioso (taquicardias y arritmias) al ser un buen cardiotónico y tener la propiedad de tranquilizar el músculo cardíaco y restablecer el ritmo normal del corazón.

Por último, como ya sabéis, también se utiliza la Melisa o Citronela como repelente de mosquitos, sin afectar a niños ni bebés.

Eso sí, evitar tomar Melisa durante el embarazo y la lactancia,

Tampoco está recomendada su utilización por personas con problemas psiquiátricos, ni con hipotiroidismo.

Como siempre, recuerda que los complementos alimenticios no deben utilizarse como sustitutivos de una dieta equilibrada y un modo de vida sano. No superar la dosis diaria recomendada. Mantener fuera del alcance de los niños. Conservar en lugar seco fresco y seco, y recuerde que es conveniente consultar a su médico antes de tomar cualquier suplemento natural.

La información contenida en este artículo tiene un carácter informativo y/o divulgativo. Consulte siempre con su especialista.

Síguenos en Facebook.

 

Deja un comentario