Equinácea: Antibiótico Natural

Equinácea: Antibiótico Natural

La planta de la Equinácea (Rudbeckia) es originaria del occidente de Estados Unidos, pudiendo diferenciar tres variedades diferentes: Equinácea angustifolia, Equinácea pallida y Equinácea purpúrea diferenciándose por el color de sus flores (rosa la angustifolia, blanco la pallida y rojo o púrpura la purpúrea). Sus flores son parecidas a la margarita pero con un cono central más prominente y una altura superior. El tallo suele alcanzar una altura de entre 45 cm. y 1,2 m. y cuenta con hojas ásperas de color verde oscuro, por lo que también se utiliza de forma ornamental para decorar la casa, jardines o terrazas.

Lo realmente interesante es que esta planta es la alternativa natural a los antibióticos, actuando frente a bacterias, hongos y virus, estimulando el sistema inmune, aumentando la producción de leucocitos así como de interferón.

La Equinácea refuerza, por tanto, el sistema inmunológico, aumentando la producción de glóbulos blancos, por lo que podemos utilizarla como preventiva y como curativa en casos de gripe, resfriados, faringitis, amigdalitis, bronquitis, sinusitis, herpes, infecciones genito-urinarias, otitis, orzuelos, infecciones gastrointestinales, vaginitis, etc…

Resultado de imagen de equinacea

Utilización de la Equinácea:

La parte más utilizada de la Equinácea es la raíz, aunque también se aprovecha la planta entera. La Equinácea contiene una gran variedad de principios activos naturales que fomentan la inmunidad: el Equinacósido y el Ácido Chicórico son derivados del Ácido Cafeico y son solubles en agua.

El Equinacósido tiene una suave acción antibiótica. el Ácido Chicórico estimula la actividad de los macrófagos (grandes glóbulos blancos que engullen a microorganismos infecciosos).

La Equinácea contiene también Alquilamidas y Poliacetilenos, componentes solubles en grasa reforzadores del sistema inmune y que combaten enfermedades infecciosas.

La Equinácea, además, alivia los síntomas de refriados y gripes (irritación de garganta, fiebre, congestión nasal, tos) y acorta la duración de la enfermedad.

Tiene Acción antiséptica al aumentar la resistencia de la piel contra el ataque de bacterias, virus y hongos; Acción antiinflamatoria, ideal para casos de artritis crónica e inflamación articular; Acción cicatrizante pues ayuda a restaurar los márgenes de heridas abiertas, reconstituyendo el tejido, por eso se utiliza en tratamiento por vía externa de úlceras, forúnculos, infecciones cutáneas y sabañones. Tiene Acción antioxidante, protegiendo el colágeno de nuestra piel de la acción dañina de los radicales libres y del oxígeno. También se le conoce Acción antitumoral, puesto que contiene arabinogalactano, un principio activo que estimula la destrucción de células tumorales.

Esta planta puede ser utilizada por cualquier persona, incluido los niños, únicamente ha de tener la precaución de no ser utilizada por personas con tendencia a alergias a la familia de las margaritas (compositae), por ello, a quien no la ha tomado nunca, se recomienda empezar por dosis bajas durante 2 días e ir aumentándola hasta tomar la dosis recomendada y, si se utiliza la Equinácea en extracto, se recomienda tomarla diluida en una pequeña cantidad de agua.

Como siempre, recuerda consultar con un especialista las posibles contraindicaciones que puedan tener para vuestro organismo, o si padecéis alguna enfermedad.

Síguenos en Facebook.