Digestión

Herbolario Rama te habla de un proceso vital: la Digestión

La Digestión es un  proceso llevado a cabo en el aparato digestivo que funciona  como un todo.

La Digestión está dividida en procesos mecánicos (masticación, mezcla y transporte), para reducir el tamaño de los alimentos, y en una acción química (las enzimas digestivas degradan las proteínas, grasas, e hidratos de carbono hasta obtener unas moléculas pequeñas que pueden ser absorbidas a través de las células de la mucosa del intestino delgado llegando posteriormente a las sangre o a la linfa, junto a las sales minerales, el agua y las vitaminas. Así los hidratos de carbono se convierten en monosacáridos como la glucosa, las grasas se rompen en ácidos grasos y glicerina, y las proteínas se transforman en aminoácidos), para reducir más el tamaño de las partículas y prepararlas para la absorción.

Fijaos que inteligente es nuestro organismo que el sistema nervioso central adecua las diversas secreciones de los órganos implicados en la Digestión a las características concretas de cada alimento (temperatura, textura y sabor de los alimentos).

-En la cavidad bucal se realizan los primeros procesos digestivos: masticación, salivación e inicio de la deglución. El alimento se va troceando y mezclando con la saliva hasta conseguir que esté en condiciones de pasar al estómago. La saliva contiene la enzima amilasa salivar (o ptialina), que transforma los almidones y en monosacáridos, un agente antimicrobiano llamado lisozima que destruye parte de las bacterias contenidas en los alimentos, y grandes cantidades de moco cuya misión es convertir el alimento en una masa moldeable (bolo alimenticio) y proteger las paredes del tubo digestivo.

Con una buena masticación solucionaremos una gran parte de los problemas digestivos más comunes, debiéndose masticar los alimentos hasta que estén prácticamente reducidos a líquido.

-De la boca, el bolo alimenticio pasa por la faringe. La boca del esófago se ensancha, desencadenándose  una onda peristáltica que traslada el contenido alimenticio al estómago.

-Comienza ahora la digestión gástrica. Es en el estómago donde, en sentido estricto, los alimentos comienzan a  ser digeridos, combinándose con el jugo gástrico y, mediante movimientos peristálticos se desplazan hacia el duodeno intestinal.

-La digestión química intestinal está determinada por  tres jugos no ácidos: el jugo intestinal, la bilis y el jugo pancreático (estos dos últimos no son intestinales pero se vierten al interior del intestino delgado).

Se producen unos movimientos rítmicos del intestino que favorecen la absorción de los nutrientes a través de la mucosa intestinal hasta la última porción del intestino delgado o íleon. Mediante la absorción intestinal los alimentos digeridos son transportados a la sangre.

-En el íleon se encuentra la válvula ileocecal, que comunica el íleon con el ciego (intestino grueso). Cuando las ondas peristálticas producidas en el intestino delgado llegan a la válvula, se abre y deja pasar el quimo (masa semisólida en la que el bolo alimenticio se convierte en el estómago).

En el colon se concentra la sustancia sólida o semisólida formada por los residuos de los alimentos no absorbidos, así como por sustancias que se forman en el  intestino como el moco  y las sustancias procedentes de la bilis, bacterias intestinales y restos de células de la mucosa. Son las heces.

-En el colon o intestino grueso, existen unas bacterias cuya misión es transformar los alimentos no absorbidos en material de desecho: es la flora intestinal, que puede alterarse por la ingesta de antibióticos puesto que matan las bacterias que producen infección pero no son capaces de diferenciar entre estas bacterias y la propia flora intestinal. Por ello, tras la toma de antibióticos es muy frecuente el sentir decaimiento y cansancio debido a una mala absorción de los nutrientes, además, el organismo es más propenso a padecer nuevas infecciones.

Síguenos en facebook.

Deja un comentario