Diente de León o Achicoria Amarga

Hoy Herbolario Rama te presenta el Diente de León o Achicoria Amarga (o corona de fraile). Hablaremos de sus propiedades y beneficios.

Diente de León

Diente de León

Diente de LeónSi miráis las fotos, seguro que más de una vez habréis visto estas plantas por el campo. Parecen “malas hierbas” pero a lo mejor no sabéis que las hojas del Diente de León se consumen en ensalada y se le atribuye numerosas propiedades medicinales. Pueden crecer incluso en suelos poco fértiles y de mala calidad.

Destacamos sus propiedades diuréticas, depurativas, laxantes, colagogas (produce la secreción de bilis), antirreumáticas, tónicas, cicatrizantes, antibiliosas y hepatoprotectoras.

El nombre científico del Diente de León proviene de los vocablos griegos “taraxos” que significa enfermedad y “akos” que significa remedio; su nombre en conjunto “remedio de las enfermedades”, haciendo alusión a sus propiedades curativas. Si bien las hojas y flores son nutritivas y se pueden usar como alimento, la raíz es la parte de la planta que más se utiliza en herboristería, puesto que es la raíz del Diente de León la que tiene propiedades diuréticas, aperitivas, laxantes y depurativas.     

Las hojas tiernas y frescas de diente de león son muy nutritivas. Tienen un contenido bastante alto de vitamina A, calcio y potasio; también son buena fuente de hierro, cinc, boro, sodio y de vitaminas B, C y D. Por ello, es un suplemento ideal para desintoxicar el organismo, purificando y fortaleciendo la sangre (aumenta la producción de glóbulos rojos, elimina el ácido úrico y regula la tensión arterial), utilizándose para ayudar a controlar los niveles de colesterol en la sangre.

La infusión de Diente de León es muy útil para tratar situaciones en que se necesite aumentar la eliminación de líquidos del organismo, como por ejemplo el exceso de acido úricocálculos renales y gota. Al ser diurético natural, se aconseja en dietas de adelgazamiento.

También se utiliza como remedio para la diabetes. La raíz contiene azúcares que son fáciles de digerir por las personas diabéticas (en primavera contiene levulosa y en otoño ésta se cambia por la inulina, ambas son más fácilmente asimiladas que otros azúcares comunes).

 En francés, el Diente de León tiene el apodo “pissenlit” (“orina en la cama”), habiéndose utilizado durante siglos para estimular y purificar los riñones, para remediar infecciones urinarias y cálculos (piedras en los riñones). Se trata de un diurético muy útil puesto que, a diferencia de otros diuréticos que provocan una pérdida de potasio, el Diente de León no disminuye el potasio en el cuerpo.

Es un tónico amargo y laxante suave: estimula el apetito y la producción de bilis.

Puesto que la salud de la piel se vincula al bienestar del hígado, el Diente de León es un remedio eficaz contra las afecciones hepáticas y, a la vez, se ha empleado como remedio para problemas que se deben a la acumulación de toxinas en el cuerpo (alivia la ictericia, hepatitis, congestiones del hígado, cáncer y tumores, edema, erupciones de la piel, eczema, psoriasis y otras afecciones de la piel). Una infusión de la flor también se puede aplicar a la piel para lavar las áreas afectadas.

El Diente de León se recomenda para artritis, reumatismo y otros trastornos crónicos de las articulaciones; problemas femeninos como equilibrar la menstruación, estimular la producción de leche materna y aliviar inflamación, tumores y abscesos en los senos.

Por último, como hemos dicho, toda la planta es comestible y se ha usado como alimento. Las hojas se comen en ensalada o cocidas a vapor, las flores se comen crudas y se convierten en vino, de la raíz se prepara cerveza y una bebida parecida al café.

¿Cómo elaborar la Infusión con Diente de León?La infusión de Diente de León debe prepararse hirviendo un litro de agua mezclado con hojas y flores de esta planta durante 3 minutos. Luego se deja reposar y se cuela la infusión. Es recomendable consumir 2 a 3 tazas diarias.

 

Síguenos en Facebook.