Avena (Avena sativa)

Herbolario Rama os habla de la Avena (Avena sativa)

La Avena es uno de los cereales que aporta mayores nutrientes al cuerpo humano, aportando energía y fuerza a quien lo consume.

Se suele copos o en hojuelas de avena. Para ello se la debe eliminar las partes duras y las cascaras denominadas “salvado de avena” que también es un sub producto de alto valor nutricional que concentra una buena fuente de fibra y de nutrientes, como el manganeso, selenio, fosforo, magnesio y zinc.

En efecto, por su contenido en vitaminas (vitamina del grupo B y vitamina E), hidratos de carbono, minerales (magnesio, zinc, calcio, hierro, fósforo, potasio y manganeso), oligoelementos, proteínas de alto valor biológico y aminoácidos (seis de los ocho aminoácidos esenciales, como leusina, isoleusina, treonina y metionina) y nutrientes, es uno de los cereales más consumidos por el ser humano desde tiempos remotos.

En el desayuno, la Avena nos aporta los nutrientes necesarios para afrontar la mañana y, además, nos provoca una sensación de saciedad durante horas (en copos o salvado de avena normal o micronizado).

Este cereal está especialmente recomendado en casos de diabetes pues mantiene más energía y la glucosa de la sangre no aumenta bruscamente, por lo que ayuda a estabilizar los niveles de azúcar en sangre.  El consumo habitual de Avena reduce el riesgo de padecer diabetes del tipo 2.

Además, al contener fibras solubles e insolubles, suaviza la mucosa gástrica, ayudando el tránsito intestinal. Este contenido en fibras, hace que la Avena actúe como regulador metabólico.

Durante el embarazo, la ingesta regular de Avena ayuda al desarrollo del feto. Durante la lactancia, ayuda en la producción de leche materna, aportando, además, vitaminas y minerales.

Por su contenido en betaglucano (componente que absorbe el colesterol y los ácidos biliares del intestino) ayudando, de forma natural,  a engrosar los músculos del corazón, minimizando el riesgo al ataque al corazón.

El consumo habitual de Avena, por su contenido en ácido linoleico y fibra, protege al organismo contra la arteriosclerosis, el infarto y la hipertensión, impidiendo que el colesterol no pase al intestino. La Avena baja el colesterol malo y también la presión arterial.

Por su contenido en proteínas, este cereal ayuda y favorece la producción y el desarrollo de tejidos nuevos en nuestro cuerpo.

En resumen, por su alto contenido en vitamina B1 o tiamina, el consumo de la Avena, ayuda a superar el estrés y la depresión, y, también es un alimento muy recomendable en periodos de embarazo o lactancia o después de operaciones o durante periodos de convalecencia, debido a que en estos periodos hay un mayor desgaste de esta vitamina.

Por su contenido en vitamina B6, este alimento es muy recomendable en casos de diabetes, depresión y asma. También, pos su contenido en vitamina B6, este alimento ayuda a prevenir enfermedades cardiacas, puede reducir los síntomas del tunel carpiano e incluso puede ayudar en la lucha contra el cancer.

Por su elevado contenido de vitamina K, el consumo de Avena es beneficioso para una correcta coagulación de la sangre. Este alimento también es beneficioso para el metabolismo de los huesos.

La Avena puede consumirse en harina, en copos, en bebida, o, incluso en complementos alimenticios (en forma de extractos, por ejemplo).

En copos, los crudos, son más difíciles de masticar, por lo que al cocerlos se ablanda y se consigue una pasta suave y fácil de comer. Para ello, podemos mezclar una taza de avena con dos tazas de agua tibia o fría, se deja reposar unas dos horas, aunque lo ideal es una noche entera, y, al otro día, cocer y hacer una pasta.

Cruda no será tan dulce como cocida, por lo que puedes endulzarla con miel, azúcar rubia o fruta fresca.  También se puede mezclar con yogur y frutos secos y consumirla así o pasarla por la licuadora. Se puede incluir en ensaladas como acompañamiento (ensaladas de pasta o con atún) o en sopas.

¿Cómo se elabora la Bebida de Avena?:

Se necesita:

  • 1 taza de avena en copos.
  • 1 litro de agua.
  • 1 pizca de sal.

Mezclar el agua y la Avena y dejarlas en remojo por 2-8 horas. La Avena se inflará. A continuación, licuar por 2-4 minutos, hasta que los copos estén lo más finos posible y tengan una consistencia como leche.

Colar la mezcla con un colador fino y añadir una pizca de sal y mezclarlo bien para resaltar el sabor, mejorar la textura y ayudar en su conservación.

Así elaborada, conservar en la nevera, dura unos 5 días.

Síguenos en Facebook.

 

 

.

Deja un comentario