Arcilla Roja. Acción antiinflamatoria y descongestiva.

Hoy Herbolario Rama intentará acercaros a los usos, empleo y propiedades o beneficios de la Arcilla Roja.

Si bien toda Arcilla (Roja, Verde o Blanca) tiene numerosas aplicaciones terapéuticas en la piel (propiedades desinfectantes, desintoxicantes, depurativas, calmantes…), tienen diferente composición y por ello unas son más idóneas que otras para determinadas aplicaciones.

La composición de la Arcilla Roja es muy similar a la de la Arcilla Verde pero la Arcilla Roja tiene un mayor contenido de óxidos e hidróxidos de hierro (de ahí su color rojo), y demás minerales de origen volcánico.

La Arcilla Roja es altamente reconocida por su acción antiinflamatoria y descongestiva, sin mencionar sus virtudes para reequilibrar la circulación sanguínea y contribuir a la eliminación de la molesta fatiga crónica. Como uso externo le ayuda  a la piel (regenradora celular y anticelulítica). También se puede usar para abscesos, anemia, contusiones, callos, dolores musculares, herpes, pies fríos (problemas circulatorios), psoriasis, acné, forúnculos, grasas …

La Arcilla Roja (pura, en polvo,  libre de sustancias químicas tóxicas), estimula, también, el riego sanguíneo, favoreciendo el flujo de sangre, oxigenando, por tanto, al músculo y favoreciendo así su recuperación. Por ello, está indicada en lesiones crónicas una vez ha pasado el proceso inflamatorio (no en fase aguda). La Arcilla Roja nos proporciona un calor moderado en la zona en la que se aplica. Además, depura las capas profundas de la piel y es antiśeptica.

Modo de uso:

Si bien puede  combinarse con aceites vegetales y aceites esenciales (aumenta su eficacia en trastornos musculares), lo habitual es usar la Arcilla Roja sola. En este caso, se mezcla con agua hasta que conseguir un emplasto cremoso y espeso. Ahora ya puede aplicarse en la zona dolorida, dejando actuar durante al menos 30 minutos. Posteriormente se retira con agua abundante. Para aumentar los efectos, utiliza agua de mar en su elaboración.

Si añades algún Aceite Vegetal (árnica, almendras, granada, jojoba, rosa mosqueta, argán…) o Aceite Esencial (lavanda, romero…), en proporción de una cucharadita pequeña de arcilla mezclada con una cucharada grande del Aceite Vegetal, de todas formas infórmate antes del aceite vegetal que utilizas, pues, por ejemplo, si utilizas el  Aceite vegetal de hipérico, al ser fotosensible, tendrías que evitar tomar el sol tras su aplicación.

Como veis, la Arcilla puede mezclarse con Aceites Vegetales o Aceites Esenciales.

Puedes utilizar emplastos de Arcilla Roja en forma de mascarilla, mezclada con agua (hasta que conseguir una textura cremosa fluida) para aplicar en pieles desvitalizadas, blanquecinas (carentes de riego), estimulando las zonas con poco riego sanguíneo. Aplicar la mascarilla en la zona a tratar y dejar actuar durante 15 o 20 minutos, retirando con agua abundante. Un consejo para aumentar el efecto de la arcilla en pieles desvitalizadas: mezlcar la Arcilla Roja con Aceite vegetal de rosa mosqueta o jojoba, así como con Aceite esencial de clavo.

La Arcilla Roja también puede usarse para Baños de Calor, especialmente indicado para personas nerviosas, que adolecen de frío, (personas delgadas, impacientes, inquietas).

Para ello, mezcla dos cucharadas soperas de Arcilla Roja con aceite vegetal y dos gotitas de aceite esencial de lavanda, remover hasta que mezcle y consigas un emplasto cremoso. Llena la bañera de agua caliente, métete (sin introducirte en el agua) y remoja el cuerpo aplicando el preparado por toda la piel. Deja actuar unos minutos y, finalmente, introdúcete en la bañera relajándote unos 10 minutos.

Un consejo, antes de usarla, pon la Arcilla Roja al sol durante unos minutos.

Síguenos en Facebook.

Deja un comentario