Alfalfa

Alfalfa (Medicago Sativa L.)

La Alfalfa es una planta que contiene vitaminas como la A, grupo B, C, D, E, K y P; minerales como el calcio, cobalto, boro, cobre, potasio, hierro, fósforo, magnesio, manganeso, sodio, zinc, selenio o cromo; proteínas y aminoácidos; flavonoides; clorofila; enzimas digestivas; saponinas; fitoesteroles y fitoestrógenos.

Por la presencia de Vitamina C, puede usarse Alfalfa en casos de gripe o resfriado.

Por la presencia de Vitaminas, proteínas y minerales, la Alfalfa es un gran reconstituyente a utilizar en casos de debilidades inespecíficas, postoperatorios, anorexia, cansancio físico e intelectual…

Destacar el aporte de calcio al organismo (problemas de osteoporosis o fracturas), así como de hierro, pasa casos de anemias.

La Alfalfa  también es un antihermorraico natural, contiene vitamina K y es útil en casos de hemorragias nasales, hematomas y hemorroides.

La Alfalfa tiene propiedades diuréticas, ayuda a eliminar líquidos, ayudando en casos de edemas, diabetes o celulitis, incluso cistitis, piedras en el riñón y prostatitis.

Es ideal para tratar trastornos hormonales (endometriosis, menopausia, etc).

También contiene enzimas digestivas que permite asimilar mejor los alimentos y metabolizar las grasas. Ayuda, por tanto, en casos de acidez estomacal, gases o úlcera de estómago.

Contiene saponinas y fibras que ayudan a reducir el colesterol. También ayuda a prevenir casos de arteriosclerosis.

Recuerde que los complementos alimenticios no deben utilizarse como sustitutivos de una dieta equilibrada y un modo de vida sano. No superar la dosis diaria recomendada. Mantener fuera del alcance de los niños. Conservar en lugar seco fresco y seco, y recuerde que es conveniente consultar a su médico antes de tomar cualquier suplemento natural.

La información contenida en este artículo tiene un carácter informativo y/o divulgativo. Consulte siempre con su especialista.

Síguenos en Facebook.

 

Deja un comentario