Lino o Linaza: Ácidos Grasos.

Lino o Linaza: Ácidos Grasos.

Aceite de Lino

Aceite de Lino

Las semillas de Lino cuentan con una gran cantidad de fibra dietética, son la fuente vegetal más rica que se conoce de ácidos grasos Omega 3.

Su cantidad de fibra es superior a cualquier otro cereal, siendo muy útil en dietas para la reducción de peso, para reducir el colesterol y prevenir estreñimiento. El Omega 3 que posee el Lino, supera al del pescado o a cualquier vegetal o cereal.  Contiene 50 por ciento de omega 3, casi dos veces más que el aceite de pescado.

El aceite de Lino, a diferencia de la mayoría de los aceites vegetales, proporciona el ácido linoleico y ácido alfa-linolénico, ambos necesarios para el organismo y deben obtenerse a través de la dieta.

El Lino mejora la calidad del cabello, uñas y piel, ayuda a regular el peso corporal, disminuye el colesterol y la presión arterial y previene el cáncer y la artritis. Además, los ácidos grasos omega-3 contenidos en las semillas de lino ayudan a disminuir la respuesta alérgica.

Por otro lado, las semillas o el aceite de Lino o linaza ayuda a los riñones para eliminar el sodio y agua, mejora la textura y calidad de la piel y también a alivia afecciones de la piel que son causadas por la carencia de ácidos grasos omega-3 en la dieta. Aumenta la vitalidad y energía, dando sensación de calma durante el estrés.

Podéis triturarlas en un molinillo de café las Semillas de Lino e incorporarlas en panes, bollos, bizcochos o en zumos, yogurt, salsas, ensaladas, sopas, etc. También puede tomarlo en forma de aceite (mejor no usarlo para freir o saltear) o las semillas hidratadas.

El Lino tiene altas cantidades ácido linolénico, que pertenece a la familia de los Omega-3, ácido linoleico, que pertenece a la familia de los Omega-6 y ácido oleico de la familia Omega-9, aunque su mayor riqueza la aporta en ácido linolénico.

Las mujeres embarazadas o lactantes no deben consumir grandes cantidades de Lino.

Ácidos Grasos: Las grasas son la principal fuente de energía para el organismo, de vitaminas liposolubles A, D, E y K y de carotenoides. Las grasas de la dieta están constituidas en un 98% por triglicéridos, compuestos por una molécula de glicerol esterificada con tres moléculas de ácidos grasos y pequeñas cantidades de fosfolípidos y esteroles.

Recuerde que es conveniente consultar a su médico antes de tomar cualquier suplemento natural.

Síguenos en Facebook.