Aceites Vegetales y Aceites Esenciales

Herbolario Rama os adentra en el mundo de los Aceites Vegetales y Aceites Esenciales y sus sinergias.

Los Aceites Vegetales, por norma general, se obtienen por primera presión en frío de la nuez, del fruto o del grano oleaginoso, extrayéndose el jugo al prensarla. Pero hay plantas que no producen aceite al prensarlas, debiendo extraer su aceite por el método de la maceración.

Por maceración, primero se escoge  una planta con principios activos (por ejemplo, árnica, zanahoria, caléndula, hipérico, etc) y posteriormente se deja macerar la parte de la planta (la flor, granos o la planta completa) en aceite vegetal como base (oliva o girasol, por ejemplo). Se deja la planta macerando varios días (semanas) y por último se filtra obteniéndose un aceite vegetal con los principios activos de la planta.

Aceites Vegetales

Aceites Vegetales

Se obtiene, por tanto, de la presión o maceración unos cuerpos grasos denominados Aceites Vegetales, que no debemos confundir con Aceites Esenciales (tomillo, eucalipto, romero…), éstos últimos son mas complejos puesto que con ellos tenemos la esencia de la planta aromática, obtenida por proceso de destilación con vapor de agua que capta las moléculas aromáticas de ciertas plantas (como ejemplo, para obtener 1 kg de aceite esencial de lavanda, hay que destilar 150 kg de la parte florida).

Aunque distintos, los Aceites Vegetales y los Aceites Esenciales se confunden. Aunque ambos se llamen Aceite, su composición química es diferente. A simple vista ya se observan diferencias, el Esencial tiene aspecto de más líquido que el vegetal, y es que, el aceite esencial no es un “aceite”.

Sin embargo ambos combinan muy bien, pudiéndose diluir los Aceites Esenciales en Aceites Vegetales (diluir del 1 al 3% o del 20 al 80% de Aceites Esenciales en el Aceite Vegetal,  en función de la toxicidad de los Aceites Esenciales elegidos) y obteniéndose sinergias aromáticas muy eficaces, lo que significa que ambos cooperan y trabajan en conjunto para dar mejores resultados que por separado, siendo el Aceite Vegetal el vehículo para que el Aceite Esencial penetre en el organismo.

 Y todo ello porque los Aceites Esenciales no son solubles en agua pero sí son liposolubles (solubles en aceites).

Algunos Aceites Esenciales se pueden aplicar tópicamente a la piel. También pueden ser inhalados por la botella o difundidos en el aire con un difusor, o podemos dejarlos en algodón o un paño húmedo o ser inhaladas poniendo una a dos gotas en las manos frotándolas y enseguida cubriendo la nariz y la boca para inhalar.

Algunos Aceites Esenciales son de grado terapéutico y pueden ser usados internamente o tomados oralmente como suplemento dietético, si bien, es muy importante leer siempre la botella para ver si el aceite esencial en cuestión es de uso oral, debiendo poner “No es para uso interno!”.

Además, ha de tenerse en cuenta que algunos Aceites Esenciales pueden resultar tóxicos, fotosensibles o dermocáusticos  (irritante de la piel), por lo que es muy importante leer siempre la botella para ver, en su caso, dicha advertencia.

Siguenos en facebook.